Escuela Waldorf de Valladolid “El Puente Azul”, jornada de puertas abiertas

AM_20140320_1743

Esta fotografía la sacamos mi familia y yo cuando asistimos el pasado jueves día 20 de abril a la jornada de puertas abiertas de la Escuela Waldorf “El Puente Azul” en Valladolid y refleja a la perfección la sensación que nos llevamos de esta escuela Waldorf.

A las doce del mediodía se impartiría una charla a cargo de Thurit Armbruster acerca de los fundamentos básicos de la pedagogía Waldorf y de cómo transcurre el día a día de los niños que asisten a su Jardín de Infancia.

columpio

La escuela está ubicada en una preciosa casita rodeada de un bonito jardín en primavera. Nada más entrar notamos “algo diferente”, tienes la sensación de que el tiempo parece haberse detenido y es que allí nadie parecía tener prisa. Había niños correteando por todos los rincones, saltando encima de unos troncos, metidos en casetas de madera o subidos a un árbol. Se veían niños felices. Nos gustó mucho esta primera sensación. Aún faltaba un cuarto de hora para comenzar la charla así que nos adentramos en el jardín y fuimos recorriendo todo el espacio destinado al juego libre de los niños. Diariamente los niños, haga sol, frío, nieve o lluvia disfrutan de hora y media al aire libre.

NIÑOSJUEGO

NIÑOCOCINA

Columpios de madera colgados de los árboles, troncos sobre los que jugar, casetas de madera, calderos y pucheros para jugar a las cocinitas, cubos, palas, carretillas, algún triciclo, etc… En fin, todo lo “rústicamente” necesario para que un niño se lo pase bien inmerso en un entorno totalmente natural. Un espacio para que el niño desarrolle su fantasía, su socialización y sus destrezas físicas libremente.

niñasclase

Pasando más tarde al interior de la escuela, comprobamos que éste era de lo más acogedor y hogareño. Las paredes estaban pintadas de un rosa pastel, había mesitas y sillas de madera, cocinitas y todo tipo de juguetes de materiales naturales y muñecas de algodón y tela. Las cortinas eran vaporosas y de colores vivos, amarillos y turquesas. Era un espacio muy luminoso y cálido. En las estanterías podías ver apilados pequeños telares de los niños llenos de colores, pinturas hechas con acuarelas y ovillos de lana y madejas por tejer entre otras muchas cosas. Juguetes, mobiliario y materiales tomados de la naturaleza, a disposición del niño para reconocerla y amarla.

TELAR

PRIMAVERA

Un detalle característico de las escuelas Waldorf son las “mesitas de estación”. Junto a una ventana, había una soleada mesita camilla donde se colocaban pequeños objetos alusivos a la estación del año. En este caso y ante una primavera inminente, habían dispuesto sobre ella unos brotes en flor de un árbol en un vaso de agua con algunas florecitas, frutas de la temporada, figuritas hechas a mano…

En la charla se nos explicó en qué consistían fundamentalmente las actividades en el Jardín de Infancia. Los niños van llegando a la escuela y al entrar pueden encontrarse a su profesora inmersa en la actividad o trabajo del día; ya sea cocinando, tejiendo, pintando, lijando sillas para luego barnizarlas.. Se tratan de actividades escogidas cuidadosamente por el profesor para enseñar un conocimiento o destreza en concreto, actividades donde los niños además trabajan en equipo, aprenden a respetarse, a tener paciencia, a esperar turnos, a ser respetuosos con sus compañeros, con su profesor y con los materiales, etc..

NIÑASTAREA1

Muy importante en las escuelas Waldorf es el despertar la voluntad del niño a través de la imitación. Es decir, al niño no se le impone una tarea sino que se le invita a participar en ella activando su propia voluntad. El niño llega a la escuela, entra en la clase y se encuentra a su profesora lijando las sillas. Después de observarla durante algún tiempo, le preguntará: – ¿Qué haces?.. Ella le dirá: – Estoy lijando las sillas. Con el tiempo se han ido estropeando y las lijo para luego barnizarlas y que queden como nuevas otra vez… Ante esta contestación, no pasarán más de 2 o 3 minutos para que el niño le pregunte nuevamente: – ¿Puedo ayudarte?…

¡Qué importante nos parece esto!… tan sencillo e importante a su vez. El niño se sumerge en la actividad propuesta del día por propia decisión, con entusiasmo y aprenderá por propia voluntad la destreza y conocimientos necesarios para llevarla a cabo. Todos sabemos que lo que se aprende de este modo es lo que perdura.

NIÑOACUARELA

Mediante estas tareas propuestas el niño irá adquiriendo entre otras muchas cosas, habilidades para la lecto-escritura por ejemplo. Se facilita de este modo una mayor rapidez en el aprendizaje durante la primaria.

A continuación y finalizada la tarea del día, le sigue la hora del almuerzo. A los niños se les ofrece un rico y sano almuerzo ecológico para coger fuerzas y continuar con las actividades. Previamente han recogido entre todos la clase, han dispuesto todo en su sitio y ordenado los materiales. Se han lavado las manos y todos juntos han colaborado en la preparación del almuerzo y han puesto juntos la mesa.

En el Jardín de Infancia Waldorf, van alternándose a lo largo del día las actividades expansivas y las de concentración. Se realizan tareas donde el niño está bien activo y concentrado y otras donde se invita al niño a relajarse y pausarse. Así, después de la tarea del día y del almuerzo, los niños hacen un “nidito” sobre la mesa, apoyando sus brazos y aganchando sus cabecitas, descansan por unos minutos y se relajan. Los ritmos son fundamentales en la escuela.

corro

A continuación cantan canciones, hacen corros mientras recitan las rimas que les eseña su profesora, tocan instrumentos.. No utilizan ningún aparato electrónico o audiovisual, todas las canciones son cantadas y toda la música se realiza con instrumentos.

NIÑOSBARRO1

Después de esta sesión musical y de danza, toca salir a jugar. Juego libre durante hora y media para desarrollar la fantasía y la imaginación, tema central en la educación Waldorf hasta los 7 años. Los niños no dejan de salir al jardín ni un solo día, haga lluvia, viento o calor. Troncos, piedras, piñas, conchas, tocar tierra y las sustancias naturales, todo esto se convierte en el material ideal para este aprendizaje tan importante.

Para finalizar el día, las profesoras leen un cuento a los niños. A veces los acompañan con instrumentos musicales, con canciones o con títeres o marionetas. Los niños se relajan nuevamente después del juego en el jardín y quedando así predispuestos para marchar a sus casas.

PANES

En la escuela Waldorf “El Puente Azul”, los niños tienen la opción de quedarse a comer. Profesores y niños comen juntos, colaboran todos en poner y quitar la mesa. Los niños traen su comida en tarros de cristal en los que se les calienta la comida al baño maría y se les sirve en el plato. El postre lo pone la escuela para que todos los niños tengan lo mismo y no hayan diferencias. Siempre será un postre sano y ecológico.

Así transcurre a resumidas cuentas un día en el Jardín de Infancia Waldorf; donde los niños de 3 a 6 años comparten juntos su día a día. Los mayores ayudan a los más pequeños, aprenden a ver que no todos tienen las mismas capacidades y a comprenderlos; los pequeños admiran a los mayores y los imitan en su afán de ser como ellos algún día. Desde luego un entorno de lo más sano, natural y enriquecedor.

NIÑACORONA

A nosotros como familia, esta visita a la escuela Waldorf de Valladolid “El Puente Azul” no nos tenía que convencer de nada. Quiero decir que ya de antemano la pedagogía Waldorf nos parecía bastante coherente con nuestras formas de ser y de pensar, de modo que lo que nos aportó esta visita fue sin duda VER la atmósfera que se crea cuando la gente se preocupa por los niños, cuando los respeta y se les tiene en cuenta. Nos nutrió enormemente ver cómo la infancia era valorada y respetada.

NIÑOSLLUVIA

Desde este blog no pretendemos exponer de ningún modo a la pedagogía Waldorf como una verdad absoluta ni mucho menos. Hay que estar siempre abiertos de mente y de corazón para avanzar y para seguir aprendiendo. Pero sin duda y como padres, hoy por hoy nos parece una pedagogía muy acorde a nuestro sentir y ofrece el tipo de educación que nos gustaría ofrecer a nuestra hija.

Si estamos aquí y redactamos este tipo de artículos es para dar a conocer a otros padres otro tipo de pedagogía. Estamos aquí porque creemos en nuestro proyecto y necesitamos de padres que sientan y deseen lo mismo para lograr llevarlo a cabo.

Finalmente, nos gustaría dar las gracias a la escuela Waldorf “El Puente Azul” de Valladolid por permitirnos compartir esta información con vosotros y por alentar nuestro proyecto. Se nos quedan muchas cosas en el tintero sin duda de lo que en esta escuela acontece diariamente y pedimos disculpas por ello. Para conocer con más detalle a la escuela o solicitar información podéis acceder desde aquí a la web de la Escuela Waldorf “El Puente Azul”.

Todas las fotos, salvo la de los niños en el corro, pertenecen a la Escuela Waldorf “El Puente Azul”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s